CARAVAGGIO: UN ARTISTA CONVULSO Y PENDENCIERO

 Ya en su propia época a Caravaggio, que llegó a estar bajo la protección de los Caballeros de Malta, se le consideraba enigmático, fascinante, rebelde y peligroso.

Siempre estaba dispuesto a participar en peleas y llegó incluso a matar a un joven, por lo que las autoridades pusieron precio a su cabeza.

Un pintor amado y odiado

Michelangelo Merisi, conocido como Caravaggio, nace en Milán el 28 de septiembre de 1571 y muere con tan sólo 39 años, en Porto Ercole el 18 de julio de 1610, tras una vida intensa y polémica.

Las poco mas de ochenta pinturas que realizó en su vida (de las que sólo unas cincuenta han sobrevivido) muestran, según los expertos, una visión muy personal del arte y una gran lucha interior que le abocó a ser un genio incomprendido y un hombre atormentado.

Se ha especulado que todo ello podría ser producto de su presunta homosexualidad.  No hay ninguna prueba de ello, sólo evidencias circunstanciales y rumores que sugieren que Caravaggio, efectivamente, tuvo relaciones sexuales con hombres, aunque también amantes femeninas, sobre todo prostitutas. Lo único que parece ser cierto es que nunca se casó ni tuvo hijos, al menos conocidos. 

También fue acusado en alguna ocasión de pederastia y sodomía. De hecho, el tratamiento homoerótico que Caravaggio da a algunas de sus obras ha sido motivo de controversia entre los estudiosos y biógrafos desde que se planteó el tema por primera vez en la segunda mitad del siglo 20.

Tras pasar su juventud aprendiendo el oficio de pintor en Milán, Caravaggio huyó a Roma a mediados de 1592, después de "ciertas rencillas" y las heridas causadas a un oficial de policía, bastante “corto de dinero”, como cuentan sus biógrafos.

Sin embargo, tan sólo unos pocos meses después empezó a recibir sus primeros encargos, que ya nunca llegaron a faltarle hasta que abandonó la ciudad.

En Roma, como a lo largo de toda su carrera, la acogida de sus cuadros oscilaba de un extremo a otro, eran tanto acogidos de forma entusiasta como rechazados rotundamente.

Caravaggio, considerado el primer gran representante de la escuela barroca, se ganó en Roma su prestigio como pintor y se consolida como artista. Su técnica del claroscuro es elogiada e imitada, aunque sus obras religiosas fueron muy controvertidas al realizarlas con “demasiado” realismo y naturalismo. Se aseguraba que Caravaggio pintaba las figuras de sus cuadros con modelos tomados de lo más bajo de la sociedad en vez de realizarlas con el idealismo clásico. Pero también su fama de pendenciero. Cuentan las crónicas que “tras dos semanas de trabajo podía pasarse uno o dos meses con una espada al cinto siempre dispuesto a participar en una pelea o discusión”, y que era difícil llevarse bien con él. Se le acusaba de no haber asimilado bien su éxito.

Al tiempo que creaba sus obras también frecuentaba malas compañías, por lo que, en un tiempo en el cual esos comportamientos violentos estaban a la orden del día, sus antecedentes policiales y procedimientos judiciales llenaban varias páginas, pero sus importantes influencias, como los Colonna (emparentados con los poderosos Sforza), le sacaban siempre de los apuros.

A resultas de su azarosa vida, el 29 de mayo de 1606, Caravaggio mató, posiblemente sin querer, a un joven llamado Ranuccio Tomassoni. En esta ocasión, sus valedores, que lo habían protegido de las consecuencias de sus aventuras, no pudieron hacer nada y el artista quedó fuera de la ley.

Huyó a Nápoles y allí lejos de la jurisdicción de las autoridades romanas, y protegido por la familia Colonna, comenzó una nueva andadura en su carrera, pero también plagada de éxitos. 

Un pintor controvertido

A pesar de su éxito en Nápoles, después de sólo unos pocos meses en la ciudad, Caravaggio fue a Malta, sede de los Caballeros de San Juan, presumiblemente con la esperanza de que el patrocinio de Alof de Wignacourt, Gran Maestre de la Orden y de quien había realizado un retrato del que había resultado muy satisfecho, pudiera ayudarle a asegurar un perdón por la muerte de Tomassoni. 

De Wignacourt no sólo lo tomó como protegido, encomendándole la realización de numerosos cuadros de encargo, tanto de temática religiosa como retratos de otros caballeros principales, sino que le nombró oficial de la Orden de Malta.

Sin embargo, a finales de agosto 1608 fue arrestado y encarcelado en la isla por orden del mismo De Wignacourt. 

Las circunstancias que rodean a este episodio han sido durante mucho tiempo un tema de especulación, pero una investigación reciente ha revelado que fue el resultado de una nueva pelea, durante el cual un caballero salió herido de gravedad. En diciembre fue expulsado de la Orden como un “miembro podrido."

Caravaggio se dirigió entonces a Sicilia y junto a su viejo amigo Mario Minniti, quien ahora estaba casado y vivía en Siracusa, realizó  una gira triunfal por Siracusa, Mesina y Palermo donde realizó obras de encargo que le fueron bien remuneradas. 

Su estilo artístico siguió evolucionando, ahora su pincelada  era mucho más libre y más impresionista, pero sus obras sugieren, a juicio de los expertos, los miedos y la fragilidad de un hombre desesperado. Informes contemporáneos describen a un hombre cuyo comportamiento se estaba volviendo cada vez más extraño que dormía armado y con la ropa puesta.

Un triste final

Después de sólo nueve meses en Sicilia, Caravaggio regresó a Nápoles en 1609, al parecer, según sus biógrafos, porque estaba siendo perseguido por sus enemigos y en esa ciudad se sentía más seguro pues contaba con  la protección de los Colonna hasta que pudiera conseguir su perdón que finalmente le fue concedido por del Papa Pablo V. Cuando esto sucede decide regresar a Roma para recibirlo personalmente, sin embargo, en Nápoles intentan asesinarlo. Más tarde, se supo que había salvado la vida, pero tuvo serias heridas que le desfiguraron el rostro.

En el verano de 1610 tomó un barco rumbo a Roma para poder ser indultado. Pero lo que sucedió después es objeto de mucha confusión y conjeturas. Al parecer, el barco hizo una escala a unos 150 kilómetros de la urbe, en la población de Porto Ercole. Allí el pintor fue retenido en la cárcel y cuando salió para embarcarse, la nave ya se había marchado. Afectado de disentería y débil, cuentan que comenzó a correr por la playa persiguiendo al barco que tenía que haberle llevado a Roma. “Llegado a un lugar de la playa –concluye uno de sus biógrafos–, se arrojó al suelo. Murió sólo y sin ayuda pocos días después. En un primer momento se informó en Roma que el "famoso artista" Caravaggio había muerto. Tres días más tarde, otro aviso dijo que había muerto de fiebre causada por las graves heridas que había tenido en Nápoles. Nunca se encontró su cuerpo. Un amigo poeta de la artista después dio el 18 de julio como la fecha de la muerte víctima de  fiebre en Porto Ercole, cerca de Grosseto, en la Toscana. 

Unos restos humanos encontrados en una iglesia de Porto Ercole en 2010 se cree que podrían ser casi con seguridad los de Caravaggio gracias a una investigación llevada a cabo utilizando la prueba del ADN, la datación por carbono y otros análisis.

Algunos estudios sostienen que Caravaggio fue asesinado por los mismos “enemigos” que le habían estado persiguiendo desde que huyó de Malta, posiblemente Wignacourt y/o facciones de la Orden de San Juan. Caravaggio, sostienen, podrían haber muerto por envenenamiento por plomo, ya que parece que los huesos encontrados en la iglesia de Porto Ercole parecen tener altos niveles de plomo.  

Olvido y reconocimiento

Caravaggio fue muy famoso en vida, pero fue rápidamente olvidado después de su muerte. No sería ya hasta el siglo XX cuando su figura recobrara importancia al estudiarse nuevamente el arte barroco italiano que fue redescubierta su importancia para el arte.  Su influencia en el nuevo estilo barroco que surgió después fue más que evidente pudiéndose ver directa o indirectamente en las obras de las generaciones posteriores como las de Rubens, Ribera, Bernini o Rembrandt, siendo estos llamados los "Caravaggisti" o "Caravagesques", así como tenebristas o Tenebrosi.  






Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

LOS PINTORES DE SKAGEN