EL MISTERIO DEL CORAZÓN DE CHOPIN

Parece ser que al hijo más famoso de Polonia, Frederic Chopin, lo consumió a los 39 años la tuberculosis, pero las dudas sobre su diagnóstico aún persisten.

Los restos de Chopin descansan en el cementerio de Père-Lachaise, Paris, pero su corazón, literalmente, está en Polonia.

Frèderic Chopin
Sus enfermedades

Los expertos reconocen que sin la ayuda de pruebas actuales es difícil hacer un diagnóstico definitivo de las enfermedades que padeció Chopin.

Sin embargo, existen varias hipótesis que pueden aproximarse a la realidad. Una de ellas es la del médico español Caruncho Vázquez y su equipo que en referencia a los informes de visiones inquietantes que el compositor experimentaba (según las describe el propio Chopin en algunas cartas o las memorias de su amante, George Sand) manifiesta que este podía haber sufrido epilepsia del lóbulo temporal.

Al parecer son varios los trastornos médicos y psiquiátricos que producen alucinaciones, como la esquizofrenia, pero estos por lo general se manifiestan en forma de voces, por lo que lo más probable es que se tratase de una forma de epilepsia del lóbulo temporal dado que con este malestar es frecuente experimentar extrañas visiones y emociones intensas como las que describía Chopin.

Nunca se le diagnosticó porque había una comprensión limitada de la epilepsia en ese momento.

Por otro lado, el médico francés Jean Cruveilhier precisó meses antes de la muerte del músico que este padecía tuberculosis y que eso fue lo que le llevó a la tumba, lo cual anotó debidamente en el certificado de defunción como la causa del fallecimiento.

La tuberculosis no sólo era la enfermedad más mortal de la primera mitad del siglo XIX en Europa y América del Norte,  sino que también era considerada como la enfermedad romántica por excelencia. Se la elogiaba como atractiva y glamorosa y la forma de morir de un artista, de un genio y de la gente guapa.
Y la apariencia de Chopin -delgado, pequeño, muy pálido- corresponde al estereotipo del típico romántico.
¿Qué lo mató?
Chopin murió en un apartamento de la Plaza Vendome de París el 17 de octubre de 1849, a los 39 años de edad y la causa que figuraba en su certificado de defunción como la de su muerte era la tuberculosis.

Pero el mismo doctor que firmó el certificado, Jean Cruveilhier, una autoridad en la materia, no lo tuvo después tan claro. Sacó el corazón del cuerpo de Chopin y en la autopsia, hoy perdida, parece que anotó que la muerte le había sobrevenido por algo que no era tuberculosis sino "una enfermedad no encontrada previamente".

Tumba de Chopin en Père-Lachaise
Tras esto surgieron multitud de teorías, unas apuntaban a que la fibrosis quística -que no había sido descubierta en 1849- fue lo que lo mató, otras, que Chopin había heredado un tipo de enfisema, llamado deficiencia de alfa-1 antitripsina, o sea, diabetes.
En abril de 2014 un equipo de científicos, con una autorización previa, llevaron a cabo en la Iglesia de la Santa Cruz de Varsovia, donde reposa el corazón de Chopin, un análisis de su órgano y llegaron a la conclusión, explicadas en rueda de prensa, de que este estaba bien conservado (estaba dentro de un frasco preservado en alcohol -muy probablemente coñac- durante más de 160 años), que estaba también "muy dilatado, lo que sugería problemas respiratorios, vinculados a una enfermedad pulmonar", probablemente tuberculosis.
No obstante, numerosos patólogos discreparon del examen puesto que este había sido tan sólo visual ya que en ningún momento el franco fue abierto ni había salido de la iglesia. Consideran estos que si efectivamente el corazón está afectado por la tuberculosis en muchos casos concurre la pericarditis, una inflamación de la capa que cubre al corazón, pero que otras enfermedades pueden mostrar la apariencia, como el cáncer o la aspergilosis, pero que en cualquier caso no se puede saber con sólo mirar. Además, dudan que examinar los tejidos ahora podría probar definitivamente qué mató a Chopin.
Así pues, nada se sabe de forma definitiva de lo que acabó con la vida de Frederic Chopin.
No a su profanación
¿Por qué no se abrió el frasco que contenía el corazón preservado en alcohol del hijo más famoso de Polonia, el gran compositor y pianista Frederic Chopin?.
Los científicos que llevaron a cabo el examen querían abrir el frasco, pero se enfrentaron a una fuerte oposición encabezada por la tataranieta de una de las hermanas de Chopin y que secundaron tanto el antiguo director del Instituto Chopin de Polonia como el arzobispo de Varsovia, el cardenal Kazimierz Nycz.
Para entender esa oposición hay que considerar qué significa Chopin para su país natal. Chopin era un patriota, aunque su patria no existía.

El compositor se fue de Varsovia cuando tenía 20 años y nunca regresó. Pero lo verdaderamente curioso es que a lo largo de la vida de Chopin, Polonia no existió. Fue anexionada a Rusia, Prusia y Austria en 1795, y sólo volvió a ser país independiente 123 años más tarde.
Pero el patriotismo de Chopin se puede encontrar en su música, y para los polacos llegó a simbolizar el nacionalismo polaco. De hecho, su último deseo fue que su corazón fuera enterrado en Varsovia.
Así pues, para muchos polacos indagar en su corazón haciéndole pruebas de ADN significa tanto como una profanación.
Pero algunos analistas piensa que hay otra razón por la cual un examen de ADN podría hacer que algunos se sintieran incómodos. No es absolutamente seguro que ese corazón sea el de Chopin.

Iglesia de Santa Cruz, Varsovia
¿Es su corazón el que está en Varsovia?

Al morir Chopin su cuerpo fue enterrado en el cementerio parisino de Père.Lachaise, pero tal y como era su deseo su corazón fue extraído para ser llevado a Polonia. El encargo fue que su hermana lo llevara clandestinamente a través de la frontera, custodiada por guardias rusos, a Polonia.
Muchos años después, en septiembre de 1939, las bombas alemanas cayeron sobre Varsovia destruyendo la ciudad, y con ella la iglesia y el pilar donde estaba enterrado el corazón de Chopin.

La leyenda dice que fue precisamente un soldado alemán quien sacó el corazón del pilar de la iglesia durante la guerra, antes de que ambas fueran destruidas, y que luego este paso por diversas manos antes de que volviera a las del cardenal polaco. Incluso se asegura que una de esas manos que custodiaron el corazón fue precisamente las del mismo hombre que llevó a cabo tal destrucción: el general de la SS Erich von dem Bach-Zelewki, comandante de las fuerzas alemanas que brutalmente acabaron con el Levantamiento de Varsovia en el verano de 1944.
Pero algunos especialistas consideran que es difícil saber cuánto de eso es verdad y que existe la posibilidad de que el corazón que se puso en el pilar de la iglesia en octubre de 1945, en medio de la celebración patriótica en las ruinas de la devastada ciudad, no fuera el de Chopin.
Otros discrepan. Manifiestan que la apariencia del preservativo, el tipo de hilo usado para coser el corazón tras la disección en París, el tipo de frasco... todo, es de esa era.
 Tras la inspección de los expertos en abril de 2014 el frasco fue sellado de nuevo en el pilar de la iglesia, con la recomendación que fuera dejado ahí hasta 2064.

Sin duda, la Iglesia de la Santa Cruz en Varsovia continuará siendo un lugar de peregrinaje para los devotos de Chopin, que acuden convencidos de que ahí descansa el más grande de todos los patriotas polacos.


Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

LOS PINTORES DE SKAGEN