NATALIA TSARKOVA, LA PINTORA RUSA DEL VATICANO

Es la Retratista Oficial de los Papas, de hecho, ocupa el puesto en el que hace cinco siglos estuvieron Miguel  Ángel o Rafael.

A esta pintora rusa se la conoce en todo el mundo como la pintora de los pontífices, no en vano en sus lienzos ha plasmado a varios de ellos, así como cardenales, obispos, familias reales, aristócratas y personajes de la cultura y el espectáculo.

Una niña superdotada 

Juan pablo II

Benedicto XVI
Según la biografía de su página web oficial, Natalia Tsarkova nació en el Moscú de la antigua Unión Soviética, y con tan sólo cinco años ya muestra sus dotes artísticas.

Comenzó sus estudios de pintura en una escuela de Bellas Artes especializada en el seguimiento de los niños superdotados.

Con diez años se la considera un talento en ciernes y entra a formar parte de prestigiosa Escuela de Bellas Artes de Moscú en el Instituto de Bellas Artes Académico Vasily Ivanovich Surikov. Aquí continúa su aprendizaje de diversas técnicas de pintura y sigue con numerosos premios y notas de mérito. Se graduó con honores en 1985.

La última cena
En 1989 fue la única mujer aceptada para pasar los exámenes de ingreso en la  exclusiva y selecta Academia de Bellas Artes de Toda Rusia, bajo la dirección del famoso maestro Sergeevich Ilia Glazunov.


Nuestra Señora de la Esperanza
En 1995 se trasladó a Italia donde actualmente vive y trabaja. 

Casi una vida en Roma

Llegó a Italia para continuar con sus estudios de arte, y perfeccionar su maestría, con una exposición para tres meses. Pero Roma la cautivó y ella cautivó a Roma.

Poco tiempo después llegó a ser retratista de nivel internacional, cumpliendo encargos de las Casas Reales de Europa, aristócratas y de destacados hombres de Estado. Sus cuadros alcanzaron tanta fama que el propio Vaticano se fijó en ella.

En el año 2000 el Papa Juan Pablo II no tenía su propio retrato oficial, si bien ya llevaba 22 años en la Santa Sede, y le hicieron el encargo de pintar su  retrato por su ochenta cumpleaños. El Pontífice polaco aceptó, siempre que no tuviera que posar.

San Petersburgo
Autorretrato


La propia pintora cuenta que cuando recibió la propuesta oficial para pintar el retrato de Juan Pablo II se asustó, para ella ese mundo era aún nuevo. Le concedieron una autorización especial para circular libremente en el Vaticano. Consiguió acercarse al Papa varias veces para estudiar sus gestos y su forma de dar la bendición. También le dejaron examinar su indumentaria. Al final, entendió como pintar al Papa. Tras cinco meses, Natalia presentó el resultado de su esfuerzo. Este superó todas las expectativas.

Cuando el Papa lo vio, se dice, hasta se estremeció por lo inesperado, en él aparece un hombre mayor encovado portando un cayado donde se refleja la Virgen con el niño, identificándose esto con el tercer misterio de Fátima.

Desde entonces, Natalia terminó siendo confirmada como retratista oficial  de la Santa Sede,  retratando a la Cúpula de la Iglesia Católica.
Cleopatra

El espíritu de la casa
Sin embargo, a quien más ha plasmado en sus lienzos, de momento, es al Papa Wojtyla, de quien ha realizado varios dibujos y tres grandes pinturas al óleo. El realizado con ocasión del Jubileo del año 2000 se exhibe en el Museo Vaticano; el segundo fue encargado por el Centro Cultural Juan Pablo II en Washington; y el tercero fue donado por el cardenal Stanislaw Dziwvisz a la Basílica romana de Santa Maria del Popolo, donde se muestran obras de maestros como Caravaggio, Bramante, Pinturicchio, Bernini, Rafael o Carracci. 

En el año 2001, Natalia Tsarkova fue el primer artista admitió para retratar a la curia de Juan Pablo II trabajando en el Sínodo. En 2007 Natalia Tsarkova hizo el retrato oficial del Papa Benedicto XVI.

En 2009 pintó el retrato oficial del Presidente de la República de Malta, George Abela y unos años después en Washington se organizó una exposición en la que se exhibieron retratos de los Pontífices de los últimos 500 años: desde el Papa Julio II, obra de Rafael, hasta pinturas de Velázquez, Bernini, y asimismo dos retratos de Natalia Tsarkova (Juan Pablo I y Juan Pablo II). En la exposición era la única pintora con vida y sus dos retratos míos se merecieron el honor de figurar entre los cinco mejores objetos de la exposición.
Gato dorado

Libertad


Heredera de los maestros clásicos

Natalia Tsarkova es heredera de la tradición figurativa de los grandes maestros clásicos, no en vano fue educada en el ejemplo de Rafael, Miguel Ángel y Bernini, cuyas obras le sirvieron desde la infancia como ejemplo inspirador, pero además, como ellos, .sigue la tradición de trabajar para los Papas.

La artista rusa ha sido capaz de sintetizar las técnicas modernas con el estilo clásico captando además el alma de las personas retratadas.
Metamorfosis

La mañana


Entre sus obras más conocidas está, sin duda, la última cena (2002), un gran lienzo (220 x 150 cm) innovador y un fuerte valor simbólico (fue la  primera mujer que se decidió a pintar su propia  versión de La Última Cena) a la que se le ha denominado del Tercer Milenio porque la composición del cuadro es muy peculiar ya que Cristo se  vuelve  y mira directamente al espectador. La autora piensa que en nuestro milenio Cristo no puede mirar más a los cielos, como en los cuadros anteriores, o al pan, como en La Última Cena de Leonardo, debe mirarnos a cada uno de nosotros como diciéndonos: “¡Qué están haciendo gente, deténganse!”, ha dicho la artista. Esta pintura ha sido exhibida en varias ciudades del mundo.

Presidente de Malta
Otra obra de particular interés es la dedicada a Nuestra Señora de la Esperanza (2004) muy querida especialmente por el Papa Wojtyla quien la mantuvo durante algunas semanas en su biblioteca privada.

Según cuenta ella misma, al Vaticano no le inquieta en absoluto que ella sea ortodoxa porque, comenta,  nos une en la fe en Cristo. Dice además que ha encontrado un trabajo que le sirve para profundizar en su espiritualidad y no se ve viviendo en otro lugar que no sea el Vaticano.

Pero Natalia Tsarkova no sólo compone obras religiosas y retratos de la curia Vaticana y de grandes personajes de nuestro tiempo, también de personas anónimas, paisajes y animales domésticos y en libertad.

Actualmente es una de las pintoras más importantes del mundo

Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

¿QUIÉN FUE EN REALIDAD “LA MAJA DESNUDA” DE GOYA?

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES