GALILEO GALILEI: Y SUS PROBLEMAS DE VISTA

Considerado el padre de la Astronomía, se enfrentó al tribunal inquisitorio de la iglesia católica italiana, ni el haber sido amenazado con tortura y muerte en la hoguera, ni el haber acabado sus días en arresto domiciliario sin jamás poder divulgar su sabiduría

su heroica defensa de las ideas de Copérnico (colocando al Sol y no a la Tierra en el centro) se convertiría con el tiempo en uno de los pilares más sólidos de la ciencia moderna.

Galileo Galilei
El telescopio y su valor

Se ha admitido que en mayo de 1609 Galileo Galilei (1564-1642) es informado de la existencia de un artilugio que permite ver los objetos a gran distancia. Este, habría sido fabricado en Holanda y permitiría ver las estrellas invisibles a simple vista. Se dice, que con esta única descripción, Galileo, construye su primer telescopio, pero que al contrario que el telescopio holandés, éste no deformaba los objetos y, además, los aumentaba 6 veces, o sea, el doble que su oponente. También el telescopio de Galileo es el único de la época que consigue obtener una imagen derecha gracias a la utilización de una lente divergente en el ocular.

Este invento va a marcar la vida de Galileo. El 21 de agosto de ese mismo año presenta su segundo telescopio (que aumenta ocho o nueve veces) al Senado de Venecia. La demostración tiene lugar en la cima del Campanile de la plaza de San Marcos.

Galileo ofrece su instrumento y lega los derechos a la República de Venecia, muy interesada por las aplicaciones militares del objeto. En recompensa, es confirmado de por vida en su puesto de Padua y sus emolumentos se duplican. Se libera por fin de las dificultades financieras.

Durante el otoño, Galileo continuó desarrollando su telescopio. En noviembre, fabrica un instrumento que aumenta veinte veces.

Pero Galileo no dominaba la teoría óptica por lo que los instrumentos fabricados por él son de calidad muy variable, de hecho, algunos telescopios son prácticamente inutilizables para la observación astronómica. Galileo reconoció en marzo de 1610 que, entre los más de 60 telescopios que había construido, solamente algunos eran adecuados.

Lo cierto es que gracias a la invención del telescopio de Galileo, y tras haber transcurrido más de 400 años, la ciencia actual está en condiciones de explorar y desentrañar misterios del universo tales como su origen, la formación de las estrellas, la vida en otros planetas, etc.

El telescopio original, utilizado por Galilei en 1609, está en Florencia y fue hecho con pedazos de madera fina atados con cuero y un sistema de vasos que permiten agrandar la imagen unas veinte veces.


Galilei probando su telescopio
Sus problemas con la vista

En 2009, decretado por la UNESCO como Año Internacional de la Astronomía, un equipo de científicos británicos e italianos solicitó permiso de las autoridades religiosas para exhumar los restos de Galileo para someterlos a pruebas de ADN. Estos, querían comprobar si los problemas de la vista que padeció el sabio de Pisa condicionaron algunos de sus hallazgos sobre el Universo.

Los expertos aseguran que Galileo sufrió graves problemas de visión durante parte de su vida adulta, y que en 1642, cuando murió, estaba totalmente ciego.

En opinión de algunos especialistas, los problemas de la vista de Galileo pueden haber contribuido a algunos de los errores en sus observaciones astronómicas. Entre estos estaría la creencia de que Saturno poseía dos satélites naturales y no era perfectamente redondo.

El objetivo era descubrir la enfermedad que sufría para intentar crear modelos matemáticos que simulasen mediante ordenador lo que vio Galileo en su telescopio.

Sus avances científicos

La relevancia de los descubrimientos de Galileo permanecerá como uno de los mas grandes avances del conocimiento humano.

Galileo Galilei  es hoy considerado el padre de la ciencia moderna ya que por primera vez hizo avanzar el conocimiento de la naturaleza mediante experimentos cuidadosamente elaborados y observaciones directas de fenómenos nunca antes vistos.

Galileo ante la Inquisición
En pocas semanas, tras la realización de su telescopio, las observaciones de Galileo Galilei comprobaran que la Tierra giraba alrededor del sol, una idea radical para su época y que había sido enunciada un siglo y medio antes por el científico polaco Nicolás Copérnico.

Galileo también estudia las fases de la luna; observó las lunas de Júpiter, que indicaron que había más de un centro de movimiento en el Universo; las fases de Venus, clara evidencia de que este planeta se desplaza alrededor del Sol, tal como Copérnico lo había predicho; la Vía Láctea; la constelación de Orión, constatando que en verdad son cúmulos de estrellas, los anillos de Saturno; las manchas solares; los satélites de Júpiter, etc.

El 4 de marzo de 1610, Galileo publica en Florencia sus descubrimientos dentro de El mensajero de las estrellas, resultado de sus primeras observaciones estelares. Piensa poder demostrar que las órbitas de cristal de Aristóteles no existen y que todos los cuerpos celestes no giran alrededor de la Tierra. Asimismo, corrige también a ciertos copernicanos que afirmaban que todos los cuerpos celestes giran alrededor del Sol.

Religión vs. Ciencia

Estos descubrimientos, inevitablemente, entraron en conflicto con mitos y creencias religiosas, según los cuales sólo hay un mundo, el nuestro, creado y colocado en el centro del Universo por una inteligencia superior conocida como dios.

Los conflictos entre religion y ciencia son han sucedido continuamente a lo largo de la historia. Por eso,  el juicio que de la iglesia católica por herejía a Galileo Galilei por contradecir la idea de que el Sol giraba alrededor de la Tierra, no es nada extraño.

En 1633, a raíz de este juicio, Galilei se vio obligado a confesar su “error” al afirmar que la tierra giraba en torno al sol. Gracias a esta rectificación, Galilei pudo salvar la vida, pero estaba tan convencido de sus observaciones astronómicas, que la leyenda dice que no dejó de agregar al final de su discurso ante la inquisición, que "e pur si muove", es decir, pero la tierra "se mueve".

Galileo Galilei
Sin embargo, Galileo corrió con mejor suerte que, por ejemplo, Giordano Bruno, torturado por la iglesia católica durante 7 años y finalmente quemado vivo en febrero de 1600 en una plaza pública de Roma por defender las ideas de Copérnico.

En 1992, el Papa Juan Pablo II admitió que la condena había sido "un error" producido por una "trágica incomprensión mutua" y que los católicos no estaban en contra de la ciencia.

Sin embargo, el entonces Cardenal Ratzinger dijo que el juicio de la inquisición contra el llamado "padre de la ciencia moderna", había sido racional y justo. En el Vaticano respondieron, una vez que fue nombrado Papa, que este no había expresado su propio pensamiento sino que había citado a un filosofo austriaco.

La Iglesia Católica sólo reivindicó a Galileo Galilei en 1994. Hoy la Iglesia Católica afirma que no tiene ninguna hostilidad hacia la ciencia como la tuvo hace cuatro siglos cuando llevó a juicio a Galileo. De hecho el observatorio de la Santa Sede, donde trabajan 13 astrónomos que también son sacerdotes jesuitas, colabora con muchas universidades prestigiosas en todo el mundo.

No sólo eso, para muchos es sorprendente que el Vaticano financie investigaciones científicas después de siglos de disputa y desacuerdo sobre el papel que ha jugado la ciencia y la religión en los orígenes del universo.

Aunque la Iglesia tardó cuatro siglos en admitir finalmente que la Galileo había estado en lo correcto, lo cierto es que desde entonces ha intentado borrar la persistente percepción de hostitlidad hacia la ciencia.



Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

LOS PINTORES DE SKAGEN