IMPRESIONISMO NORTEAMERICANO: UNA INSPIRACIÓN PARISINA

El impresionismo norteamericano se nutrió del francés veinte años después del surgimiento de este, pero lo adaptó a sus propios gustos y temática.

Sin embargo, los expertos aluden a que estos impresionistas americanos, a pesar de su calidad técnica, no aportaron nada nuevo a un estilo que ya languidecía en Europa dando paso al arte moderno.

Decamp



Un “boom” con fecha de caducidad

Cuando se llevó a cabo la primera muestra colectiva de arte impresionista francés (Nueva York 1886 y luego Boston) este movimiento ya llevaba más de veinte años mostrándose y exponiéndose en el país galo, pero esta fue el pistoletazo de salida para que los artistas americanos comenzaron a hacer uso de la nueva pincelada, los colores brillantes y los temas modernos de los que este movimiento hacía gala.

Childe Hassam
No sólo eso, sino que también hubo algunos de estos artistas que viajaron al epicentro de la vanguardia parisina para inspirarse de primera mano y adquirir más conocimientos sobre este fenómeno artístico.








Aunque el impresionismo americano se nutrió del francés, luego habría de adaptarse a sus propios gustos y temática conforme iban prosperando las “colonias artísticas” (grupos de artistas afiliados que convivían y trabajaban juntos y compartían una visión estética común) entre los años 1890 y 1910 a lo largo y ancho del país.

Campbell Cooper







Sin embargo, el empuje del impresionismo en Estados Unidos no tendría una vida demasiado larga debido a que el arte de vanguardia europeo, o “arte moderno”, empujaba con fuerza hacia otras tendencias más novedosas como el cubismo, el fauvismo, el simbolismo etc (hay que tener en cuenta que el impresionismo llegó a Estados Unidos con bastante retraso), afectándole también la Primera Guerra Mundial, la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial.

Campbell Cooper


















Twachtman 
Impresionistas norteamericanos

No son pocos los artistas norteamericanos que pueden incluirse en la lista de pintores que obraron la técnica impresionista en sus lienzos, aunque quizás unos sean más representativos que otros como: 

Frederick Childe Hassam (1859-1935) viajó en 1886 viajó a París durante tres años para estudiar arte en la Académie Julian. Durante su estancia tomará contacto con el impresionismo francés, especialmente con Claude Monet, influyendo fuertemente en su obra desde el primer momento.



Twachtman 



Cuando regresó a Estados Unidos, se afincó en Nueva York y fue allí donde dio vida y fue miembro del Ten American Painters una asociación de pintores norteamericanos impresionistas que pretendían dar a conocer su trabajo en grupo, pero también como organización insatisfecha con el conservadurismo de la creación del arte americano. El Diez tuvo una exitosa acogida de crítica y público.



Decamp




Los miembros del grupo siempre fueron diez (todos ellos pertenecieron a la Sociedad Americana de Artistas) y para que un nuevo aspirante se integrarse a la sociedad, los miembros (en su conjunto) tenían que decidir por unanimidad aceptar al artista en sus filas

Este grupo estuvo activo alrededor de veinte años y como tal exhibió en Nueva York, Boston, Filadelfia y otras ciudades de Estados Unidos. Después de este tiempo, se disolvió debido a la muerte de sus miembros y la falta de interés público por esta tendencia pictórica.



Childe Hassam


Colin Campbell Cooper, Jr. (1856 –1937) por su parte, es posiblemente más reconocido por sus pinturas arquitectónicas, especialmente las de rascacielos de las grandes ciudades de Estados Unidos, aunque también realizó obras de lugares europeos y asiáticos así como paisajes naturales, retratos, flores, e interiores.

Merritt Chase




Colin se sintió inspirado por el arte desde muy joven y en ello encontró apoyo inmediato en sus padres que le brindaron apoyo en sus ambiciones artísticas matriculándole en la Academia de Bellas Artes de Pensilvania.

Este artista norteamericano realizó a lo largo de su vida numerosos viajes al extranjero (Europa, Asia, etc) donde encontraría inspiración para muchos de sus lienzos. Entre 1886 y 1890 también estudiaría, como Childe Hassam, en la Academia Julian de Paris. Su obra de este periodo consistió mayoritariamente en paisajes al estilo de la Escuela de Barbizón.








Merritt Chase


Muchos de las pinturas de Cooper fueron destruidas como consecuencia de un incendio en las Galerías Filadelfia Hazeltine en 1896; Por ello, es muy poco lo que se conserva de su obra más temprana. 

A partir de 1920 Cooper no sólo se dedicó a pintar sino que comenzó a escribir obras de teatro (también fue productor de teatro), novelas, libros ilustrados y una autobiografía. 



Tarbell






John Henry Twachtman (1853-1902) se dedicó sobre todo al paisaje. Aunque su estilo fue variando a lo largo de su carrera, fue esencialmente impresionista. Los expertos consideran que el estilo de Twachtman es uno de los más personales y experimentales de su generación. Fue miembro de "Los Diez", además de pasar mucho tiempo en la colonia artística de Cos Cob.






Tarbell



Al final de su vida (murió joven, a los 45 años) Twachtman derivó hacia escenas que anticipaban un estilo más moderno, que ganaría cada vez más adeptos en el arte estadounidense.

Joseph Rodefer DeCamp (1858-1923) pasó su aprendizaje artístico en varias academias europeas como la de Munich y Florencia y después se afincó en Boston donde fue miembro de su Escuela de Bellas Artes de la ciudad.Posteriormente, fue fundador del grupo de “Los Diez”.

Su obra se centró esencialmente en figuras, pero fue derivando en la década de los noventa hacía el estilo tonalista, es decir, paisajes con atmósfera o neblina en tonos . oscuros y neutrales como gris, marrón o azul.





Cabot Perry




Nuevamente un incendio en su estudio de Boston en 1904 destruyó varios cientos de sus pinturas más antiguas, incluyendo casi todos sus paisajes.

William Merritt Chase (1849-1916) es admirado sobre todo por sus retratos, que incluyen a personajes influyentes de su época y a su familia, pero también por sus paisajes impresionistas (también practicó el plenairismo) donde solía incluir personajes, especialmente mujeres y niños en actitud relajada en bancos, playas o en el césped. Tiene dos series importantes, ambas de estilo impresionista: Prospect Park, Brooklyn-Central Park y Shinnecock. Las obras de esta última se cuentan entre las mejores del impresionismo norteamericano. Hoy sus obras se exponen e muchos museos de Estados Unidos.






Cabot Perry





Edmund Charles Tarbell (26 abril 1862-1 agosto 1938) también tuvo sus primeros años de formación académica en París donde tomó contacto con el Impresionismo y lo reflejó en su obra, sobre todo plasmando su entorno familiar (también reflejó en su obra la influencia de Vermeer), en un ambiente colonial o en interiores con luces tenues y colores restringidos, aunque también con otros personajes.

Con el paso del tiempo se convertiría en un profesor muy popular de la Escuela de Arte de Boston, tanto era así que sus seguidores eran conocidos como "El Tarbellites".






Cassatt




Tarbell ganó muchos premios de arte y medallas así como el reconocimiento de la crítica y el público que sigue considerando muy apreciados sus lienzos.

Otros nombres propios del impresionismo norteamericano son los de Robert Voonoh, Theodore Robinson o Thomas Deswing, entre otros muchos. Pero también hubo un buen grupo de mujeres artistas que desarrollaron su obra dentro de este estilo pictórico, de las cuales, quizás las más representativas son: Lilla Cabot Perry y Mary Cassatt.


Cassatt


Lilla Cabot Perry (1848-1933)  destacó como retratista y paisajista en el impresionismo (vivió en París y tuvo contacto directo con los impresionistas) basando sus temas en sus innumerables experiencias por el mundo, pero también la influyó el realismo y el simbolismo. El resultado de esta mezcla de movimientos artísticos y estilos es una obra que está marcada por una elegante presentación del color, la luz y la vida.

Mary Stevenson Cassatt (1844 - 1926) aunque nació en Estados Unidos pasó gran parte de su vida adulta en Francia donde conoció a Degas y forjó con él una larga amistad. Degás no sólo tuvo una poderosa influencia en la obra de Cassatt, sino que sería el que la introdujese tanto en el estilo como en el movimiento impresionista.

Cassatt pintó, principalmente, figuras que representaban la vida social y privada de las mujeres, con especial énfasis en los lazos entre ellas y sus hijos.

Críticas al impresionismo americano

Los historiadores y críticos de arte aprecian en este grupo de pintores estadounidense una gran calidad técnica, tanto en los encuadres decididamente modernos y en la composición de escenas como en el dominio del color y de los contrastes de luz, pero consideran que, excepto Whistler, no aportaron nada nuevo ni a la técnica ni a la temática de los impresionistas y que estos no pasan de ser meros reproductores y copias sin distinción de sus homólogos parisinos.


Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

LOS PINTORES DE SKAGEN