EL RENACIMIENTO Y EL BARROCO CON MIRADA FEMENINA

El Renacimiento creó una verdadera revolución en la pintura, siendo Italia el foco primero y principal de la nueva sensibilidad artística.

El color, la luz y el movimiento, son los elementos que definen la estética de la pintura del Barroco.

Barbara Longhi
Renacimiento

En la historia del arte europeo se considera que la pintura renacentista es un periodo que va del siglo XV al XVII y que se sitúa entre el arte medieval y el denominado Barroco.

Durante todo este largo periodo del arte del Renacimiento es la evocación de la del modelo de armonía y belleza idealizada de la antigüedad clásica a través de la nueva sensibilidad humanística y las novedosas técnicas artísticas como el descubrimiento de la perspectiva  y la composición, el claroscuro o el esfumato. Se extiende el uso del lienzo y el tema único. Se introduce también el uso del óleo.

También destaca como característica el hecho de situar los cuadros en paisajes naturales que se intentan recrear con fidelidad.

Sofonisba Anguissola
La figura humana se convierte en el centro de todas las cosas, incluido el estudio pormenorizado de la anatomía que ayuda a los artistas a comprender la realidad del cuerpo humano y sus mecanismos de movimiento, de manera que lo representan de forma más realista pero normalmente, idealizada. También se extiende el uso masivo del retrato de encargo de grandes personalidades.

Pero ya no es, como en la Edad medía, una pintura exclusivamente religiosa sino que abarca temas como la mitología, alegorías y temas históricos. Aparece también el desnudo, aunque no por sí mismo sino en el marco mitológico, religioso o histórico, etc.
Aunque tímidamente, también se extiende el uso del paisaje y el bodegón, pero como arte secundario.

A partir de 1490 el arte renacentista, con todo lo que conllevaba, se fue extendiendo progresivamente por Europa con mayor o menor repercusión según los países, aunque, a excepción de España, el Renacimiento no dominó la estética de los demás países, por lo que se considera un movimiento artístico predominantemente italiano.

Lavinia Fontana
A Italia se la considera la cuna de la pintura renacentista ya que allí es donde surgirían las nuevas ideas sobre el arte y donde mayor número de representantes, y más destacados tuvo (Da Vinci, Miguel Ángel, Rafael...) ya que bebieron de la esencia de la antigüedad clásica “in situ”.

Pero también hubo artistas femeninas que dejaron su huella dentro de la pintura del Renacimiento italiano como:

  • Plautilla Nelly (1524-1588)
  • Barbara Longhi (1552-1638)
  • Sofonisba Anguissola  (1535-1625) 
  • Lucia Anguissola  (1536/38–1565)
  • Marietta Robustti (15541590)
 Y en otros países:
  • Catherina von Hemessen (1528-1587) Bélgica
Artemisia Gentileschi
 Barroco

La estética del Renacimiento fue siendo sustituida poco a poco, según los países, por una nueva forma de ver el arte, que se daría en llamar Barroco.

La pintura adquirió un papel prioritario dentro de las manifestaciones artísticas, y llegó a ser la expresión más característica del peso de la religión en los países católicos y del gusto burgués en los países protestantes.

La mejor y más importante pintura de este estilo comienza alrededor del año 1600 y continúa a lo largo de todo el siglo XVII, y a principios del siglo XVIII.

El arte barroco se caracteriza por el realismo, los colores ricos e intensos, y fuertes luces y sombras. El color predomina sobre la línea. Incluso, los efectos de profundidad, perspectiva y volumen se consiguen más con los contrastes de luz y de tonalidades del color que con las líneas nítidas y definidas del dibujo. La luz se convierte en un elemento fundamental en la pintura barroca. La luz dibuja o difumina los contornos, define también el ambiente, la atmósfera del cuadro, y matiza los colores. La utilización de la técnica del claroscuro llega a la perfección gracias a muchos pintores del Barroco.

Elisabetta Sirani
Para su temática, los artistas barrocos elegían el punto más dramático (la pintura barroca a menudo dramatiza las escenas usando los efectos lumínicos del claroscuro), el momento en que la acción estaba ocurriendo, en oposición al Renacimiento que normalmente mostraba el momento anterior a ocurrir cualquier acción. Se pretende transmitir sensación de movimiento. Las composiciones se complican, se adoptan perspectivas insólitas y los volúmenes se distribuyen de manera asimétrica. 

Mientras que la dinámica del espacio, la visión de las escenas en profundidad, la estructuración de las composiciones mediante diagonales y la distribución de manchas de luz y de color, configuran el espacio como algo dinámico, donde contornos se diluyen y las figuras pierden relevancia frente a la unidad de la escena.

El artista barroco tiene un dominio absoluto de la técnica pictórica, tanto en la pintura al óleo sobre lienzo como en la pintura al fresco, lo que permite alcanzar un gran realismo sin la idealización del siglo anterior. Pero también le seduce en ocasiones engañar al espectador por medio de trampantojos, de ahí que guste de plasmar perspectivas ilusionistas, especialmente en las bóvedas que se intentan «romper» visualmente, mediante la representación del cielo y la sugerencia del infinito, decoración que proliferó en los grandes palacios de toda Europa.

Clara Peeters
Pero quizás donde el Barroco arraigó de manera espectacular fue en los Países Bajos.La prosperidad de la Holanda del siglo XVII llevó a una enorme producción artística por gran número de pintores altamente especializados, que sólo pintaban el género al que se dedicaban: escenas domésticas, paisajes, bodegones, retratos, historia, etc, lo que dio lugar a estándares de muy alta calidad y a lo que se ha dado en llamar en la historia del arte como la Edad de Oro holandesa, con un repertorio de temas muy influyentes.

Judith Leyster
Entre los grandes pintores del Barroco los expertos citan a Rembrandt, Rubens, Velásquez, Poussin, Vermeer y Caravaggio quien en su enfoque realista de la figura humana, pintada directamente del natural e iluminada dramáticamente contra un fondo oscuro, sorprendió a sus contemporáneos y abrió un nuevo capítulo en la historia de la pintura.

Pero igualmente, y aunque no tan citadas, hubo artistas femeninas barrocas como, entre otras:

  • Irene de Spilimbergo (1540-1559) Italia
  • Lavinia Fontana (1552-1614) Italia
  • Fede Galizia (1578 - 1630) Italia
  • Artemisia Gentileschi (1593-1654) italia
  • Clara Peeters (1594-1659) Bélgica
  • Giovanna Garzoni (1600-1670) Italia
  • Anna María van Schurman (1607-1678) Alemania
  • Judith Leyster (1609–1660)  Holanda
  • Mary Beale (1633-1699) 
  • Elisabetha Sirani (1638-1665) Italia
  • Elisabeth Sophie Cheron (1648-1711, ?) Francia
  • Giovanna Fratellini  (1666-1731) Italia
  • Anna Waser (1678-1714) Suiza 





Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

LOS PINTORES DE SKAGEN