LA REVOLUCIÓN RUSA DE LA PINTURA: DEL REALISMO AL IMPRESIONISMO

El periodo coincide con una enorme efervescencia cultural en literatura, música y, filosofía que fue bautizada como la Edad de Plata.

Al realismo pertenecen los mayores logros del arte ruso de la segunda mitad del siglo XIX, ya que este, además, influyó en los movimientos posteriores.

Fedotov
Del realismo poético al crítico

Las inquietudes y los cambios políticos que tuvieron lugar en Rusia a finales del siglo XIX y principios del XX también se dejaron sentir en la pintura, aunque bien es verdad que tuvieron menos repercusión mundial que las aportaciones de la música y la literatura (Chaikovski, Chéjov, etc)

Los precedentes de esta revolución rusa en la pintura tuvieron lugar entre 1820 y 1850, donde se desarrolló un movimiento pictórico democrático formado fuera de la Academia de Bellas Artes y relativamente independiente.

Serov
Este movimiento se debió en parte a la iniciativa de Alexei Venetsiakov, uno de los primeros cultivadores del género costumbrista realista de la pintura rusa. Su aportación fue la creación de un nuevo tipo de costumbrismo, el poético, en el que se exalta la imagen del campesino y de la naturaleza aldeana.

Venetsiakov fundó una escuela de pintura para gente sin recursos, que se convirtió en un hito de la historia del arte ruso y a través de la cual instaría a sus alumnos a buscar la simplificación y la sinceridad expresivas, así como a practicar la percepción directa del mundo circundante. 

Poco después, la pintura costumbrista va a tomar un cariz más moralizante de la mano de Pavdel Fedotov, quien va a mostrar en sus lienzos los  defectos y vicios sociales para “ayudar” a superarlos. Su nombre está asociado a la aparición del realismo crítico en la pintura rusa. 


Repin
El realismo ingenuo de Venestsianov y el ilustrativo de Fedotov fueron las bases de la peculiaridad del realismo ruso que residió en su carácter analítico y en su derivación a la temática social. Los problemas que generó la reforma campesina del 1861 y la abolición de la servidumbre centraron la atención de los intelectuales y proporcionarían impulso a las tendencias testimoniales y de denuncia en la pintura rusa.

Al realismo pertenecen los mayores logros del arte ruso de la segunda mitad del siglo XIX, teniendo además notoria incidencia en los movimientos surgidos posteriormente.

Los “Peredvizhniki”

Pero la gran renovación del realismo ruso la van a llevar a cabo 14 jóvenes pintores que van a abandonar pública y ostensiblemente la Academia de San Petersburgo, donde estudiaban, al serles negada la libre elección de temas para concursar e imponérseles estos.

Kramskoy
Esta renuncia propició la creación, en 1870, de una asociación cooperativa de artistas que defendía la idea de pintar en libertad, de representar la realidad cotidiana y de exponer los resultados fuera de la Academia: la Sociedad de Exposiciones Artísticas Ambulantes, que abanderó los principios del arte nacional y realista.

Estos artistas fueron llamados “Peredvízhniki” ("Ambulantes", o "Vagabundos" o "Itinerantes") ya que hicieron de la itinerancia de sus obras de ciudad en ciudad una nueva forma de concebir el arte para llegar a cuanta más gente mejor.

Estos autores desarrollaron en sus obras el realismo crítico, iniciado en la década anterior por otros artistas.

Los Peredvízhniki cultivaron diversos géneros pictóricos: desde el retrato, hasta el paisaje, e incluso la pintura histórica, sin embargo, el género que prevaleció fue  el costumbrista, representando hábitos y usanzas de la época y la vida de las diferentes capas sociales, que incluían desde los campesinos hasta la vanguardia estudiantil y los intelectuales rusos de espíritu revolucionario.

V. Makovski
 En 1871 tuvo lugar la primera exposición del grupo y la última en 1922. La sociedad perduró más de medio siglo, pero fue entre 1870 y 1880 cuando gozó de su mayor prestigio y popularidad.

Cabe destacar entre sus miembros a Ilia Repin, Iván Kramskoi, Vladimir y Konstantin Makovski, Konstantin Savitski Nikolai Gue, Vasili Perov, Valentin Serov, Isaac Levitán y Abram Arkhipov.

Con la creación, en 1922, de la Asociación de Artistas de Rusia Revolucionaria (AkhRR), la mayoría de los “Vagabundos” se unieron, dando así continuidad a la Peredvizhniki y su consigna de acercar el arte al gran público.

Este colectivo (1922-1932) tomó el relevo de la Peredwixhniki y fueron considerados por los críticos de arte como la cuna del realismo socialista ruso.

Grabar

Entre sus fundadores, destacar a Sergei Gerasimov,, Isaac Brodsky, , Sergey Malyutin, Yevgeny Katzman, Yuri Repin, Alexander Grigoriev, Pyotr Shukhmin y Pavel Radimov.

Durante este período también tuvo lugar un florecimiento del paisajismo, que aunque en un principio estuvo influido por un cierto romanticismo tardío, poco a poco irá acercando la naturaleza a la vida cotidiana, haciéndola así más comprensible.

Fue Alexei Sastarov quien inició este camino de la pintura paisajista del realismo ruso de la segunda mitad de siglo, al que siguió su discípulo Isaac Levitán. Ambos ejercieron una notable influencia en las generaciones posteriores con una técnica simple, sintética y precisa. 

Savrasov
El impresionismo ruso, con luz propia

En estos últimos años del siglo XIX y primeros del XX en Rusia la diversidad e intensidad de las corrientes creadoras es continua. Se producen otras fundaciones posteriores diferentes asociaciones artísticas, figurando entre las más representativas las denominadas Mundo del Arte (1910-1924), Unión de pintores rusos (1903-1923) y Sota de oros (1910-1916).

Korovin

La primera de ellas abogaba por la belleza en contraposición a la miseria de la vida provinciana, al tiempo que perseguían la individualidad del artista. Se acentuaba, pues, todo lo que se oponía a la gris existencia cotidiana. Y así, la aldea rusa no se representaba ya con motivos de miseria y penuria laboral, sino como conservadora de tradiciones seculares, costumbres y modos de vida autóctonos, además de una constante búsqueda en pos de renovar el lenguaje pictórico. 

En ese afán por acercarse a la vida contemporánea desde el punto de vista de la luz, lo bello y la perfección de la formas, el realismo de los “ambulantes” se va desplazando hacia el impresionismo como el de Valentín Serov que aunó en su producción las conquistas del realismo con las novedades plásticas de moda en Europa.

Aivanzovski
El impresionismo ruso, que se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del XX, se encuentran en sintonía con la temática y la concepción de la naturaleza captada por Monet, Sisley y Pissarro.

La naturaleza es la protagonista indiscutible. Unas veces se trata de una naturaleza en su estado original, pero también interiores repletos de recuerdos, escenas familiares o retratos de artistas contemporáneos, pero principalmente captando temas de interés social.
Estos artistas hicieron la transición desde las estribaciones del realismo hasta llegar al arte por el arte, para captar un instante cotidiano con la luz, técnicas y temáticas del impresionismo más puro.

Más allá de las cuestiones plásticas, estos pintores mantienen la "esencia rusa". Mezcla los avances técnicos que permiten a los pintores captar el movimiento y la luz -signo de modernidad- con elementos de tipo espiritual, poético y nacionalista, con el más puro estilo de la tradición realista de su país.
           


Entradas populares de este blog

EL “REGALO” DE ARTE DE FERNANDO VII A WELLINGTON TRAS LA GUERRA DE INDEPENDENCIA

¿QUIÉN FUE EN REALIDAD “LA MAJA DESNUDA” DE GOYA?

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES