GEORGE SAND Y CHOPIN

La autora escandalizó con sus actitudes “masculinas” a la encorsetada sociedad francesa del siglo XIX.

A pesar de llevar una vida emancipada para la época, su leyenda ha eclipsado a la escritora y su extensa obra.

Sand pintada por Delacroix
Lejos de los cánones 

George Sand fue el pseudónimo de la escritora francesa Amandine Aurore Lucile Dupin (1804-1876).
Nace en París de padre aristócrata y madre era de clase media.A los catorce años es confiada a un preceptor y entra como pensionada en el convento de las Agustinas inglesas de París.

En el año en el que muere su madre,,1821, va a conocer al que dos años después se convertirá en su marido, el barón Casimir Dudevant
.
Meses después de la boda nace su primer hijo, Maurice. Y en 1828 su hija Solange, de la que se dice que seguramente sea fruto de una aventura de Aurore con Stéphane Ajasson de Grandsagne, un joven noble de las cercanías.

La convivencia del matrimonio duró nueve años, tras los cuales Aurore se separa de su esposo, llevándose a sus dos hijos, y se instala en París.

Pero la escritora en ciernes decide romper moldes. Quiere circular libremente por París y tener acceso a lugares que le niegan por ser mujer y por su condición social. Tiene numerosos amantes relacionados con el mundo de la literatura y de la música y decide “adoptar”, para determinadas situaciones, el uso de vestimentas masculinas: vestía pantalones y fumaba en público.

Esta actitud, sin duda, sacudió los cimientos de la constreñida sociedad decimonónica de su tiempo. Como consecuencia, perdió parte de los privilegios que obtuvo al convertirse en una baronesa.

El mismo año que dejó a su marido, inicia un romance con el escritor Jules Sandeau, que contaba con diecinueve años de edad. Una relación de la que salió una novela escrita conjuntamente, Rojo y Blanco, y el pseudónimo con el que firmaría toda su amplia obra literaria, George Sand.

George Sand
Dos años más tarde, cuando ya había escrito y publicado con éxito sus primeros títulos en solitario, empieza otras relaciones amorosas y entabla amistades con hombres de la talla del compositor Franz Liszt, el escritor Alfred de Musset, o el político Michel de Bourges. Entre su círculo de amistadas estaban también el pintor Eugène Delacroix y los escritores Heinrich Heineasi, Victor Hugo, Honoré de Balzac, Julio Verne o Gustave Flaubert.

Con Alfred de Musset, en 1833, emprende un viaje a Italia, pero un par de días después de llegar los dos enferman de disentería. Ella tendrá un escarceo amoroso con el médico italiano Pagello que los había tratado la enfermedad. Regresa sola.

Cuando obtiene el divorcio de su marido, en1836, se va a Suiza en compañía del compositor Franz Liszt y su esposa. Publica Simon y Mauprat.

Conoce en París al compositor y pianista Frédéric Chopin, con quien tendrá la relación más prolongada, aunque no del todo estable, que se le conoce, a partir de 1838. Ambos, junto a los hijos de la escritora, pasan una larga temporada en Mallorca, que fue fuente de inspiración para varias de sus novelas, entre ellas Un invierno en Mallorca

Mientras tanto, también hace incursiones en el periodismo y la política, apoyando decididamente la II República con sus escritos.

Curiosamente, tanto Musset como Chopin nacen el mismo año, 1810, por lo que ambos eran más jóvenes que Aurore, algo infrecuente en la época.

Cuando Chopin muere, comienza una nueva relación con el grabador Alexandre Manceau, un amigo de su hijo que acaba convirtiéndose en su secretario. 

Sand
Aurore tuvo también un fracasado idilio con Prosper Merimée y una relación puramente amistosa con Gustave Flaubert y Alexandre Dumas hijo. 
Después, Aurore inicia otra relación, esta vez con un hombre mayor que ella, que la hará entrar en el camino del socialismo y del interés político por los problemas de los desheredados: Pierre Leroux . Esta historia quizás fue la más profunda y mucho menos teatral que las anteriores.

Tras algunas crisis de tristeza y viajes al extranjero, finalmente, la escritora decide instalarse en su residencia de Nohant, donde continua manteniendo amistades epistolares y otras de carácter más íntimo con grandes hombres de su tiempo. 

Allí muere el 8 de junio de 1876. A su funeral asisten numerosos amigos como Flaubert, Alejandro Dumas hijo y el príncipe Napoleón.

Mujer emancipada e independiente

Según algunas biografías recientes, alrededor de George Sand hay muchas leyendas que deforman al personaje y a la imagen real de la escritora.


Añadir leyenda
Por ejemplo, sus viajes a Venecia, con Alfred de Musset, y a Mallorca, con Chopin, no fueron ni mucho menos lo placenteros que supuestamente deberían haber sido. En Venecia, dos días después de su llegada, ella y su amante enferman gravemente durante semanas, algo que confirma en sus cartas a una amiga. Con respecto al de Mallorca, cuando George Sand vuelve de Valldemossa", dice que regresa de Mallorca con tres niños y que el más pesado de los tres es Chopin. Parece ser que los cuatro dormían en la misma habitación de la cartuja y que, dado lo púdica que era la escritora, está seguro de que no hubo relación íntima entre ambos artistas, en contra de lo que siempre se ha creído.


Otra, supuesta leyenda, es la de que George Sand era como un marimacho que fumaba puros sin cesar, ya que en realidad solo media 1,58 metros y no fumaba puros, sino cigarrillos vulgares y corrientes.

Es cierto, sin embargo, que tuvo una actitud transgresora ya que no sólo se divorció de su marido, algo poco frecuente en el siglo XIX, sino que también quiso mantener a los hombres a los que amaba. Pero quizás, lo más llamativo para esa sociedad decimonónica fue el que, una baronesa, trabajara escribiendo libros.

Escritora a pesar de todo

A la obra de George Sand la suelen etiquetar los historiadores de la literatura francesa dentro del llamado “segundo Romanticismo”, lo que la sitúa en la transición al realismo y atenta a los problemas sociales.

Fotografía de George Sand ya mayor
En efecto, después de sus heroínas juveniles, y casi al tiempo, su narrativa se acerca más al realismo, Con su novela El molinero de Angibaut (1845),  inicia el camino de la “novela social”,
De ella ha quedado una amplia producción literaria. George Sand se ganó palabras de alabanza de muchos escritores de su época, entre ellos Gustave Flaubert o Alejandro Dumas, mientras que otros, como Charles Baudelaire no soportaron sus aires masculinos y la libertad con la que se movía en los círculos intelectuales de su tiempo. 

Algunos de sus títulos con más éxito son: Los maestros campaneros (1853), El hombre de nieve (1858), La señorita de Merquem (1868), Un invierno en Mallorca (1855), Indiana (1832), Lélia (1833), El compañero de Francia (1840), Consuelo (1842-43), Los maestros soñadores (1853).,En El pantano del Diablo (1846), François le Champi (1847-48) o La Petite Fadette (1849).

Entre sus obras de teatro y autobiográficas se encuentran Historia de mi vida (1855), Elle et Lui (1859) donde cuenta su relación con Musset; Journal Intime (obra que se publicara póstumamente en 1926), y Correspondencia. Además, George Sand escribió varios textos acerca de críticas literarias y políticos.

Sin embargo, hoy día pocos lectores sabrían decir algún título de George Sand, a la que su personaje y su leyenda la superaron como escritora.




Entradas populares de este blog

¿QUIÉN FUE EN REALIDAD “LA MAJA DESNUDA” DE GOYA?

EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX: LAS VANGUARDIAS

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES