MARTÍN CORTÉS DE ALBACAR: EL DESCUBRIDOR DE LOS POLOS MAGNÉTICOS......Y MÁS

Su gran aportación a la navegación fue la estimación de los polos magnéticos (diferenciados de los terrestres) según las desviaciones de las brújulas en distintos lugares.

También se le atribuye la invención de las cartas marinas esféricas basadas en la separación progresiva de los paralelos.

Martín Cortés de Albacar
De Zaragoza a Cádiz

Martín Cortés de Albacar nació en la localidad zaragozana de Bujaraloz en 1510. Aunque parece que sus primeros estudios los realiza en Zaragoza, va a ser en Cádiz, donde llega en 1530 con tan sólo veinte años, donde va a desarrollar su actividad profesional y científica.

En esta ciudad ingresa en la escuela de pilotos, aprendiendo allí las técnicas de navegación. Hasta el final de su vida, Cortés de Albacar se dedicará a la enseñanza y a escribir sus aportaciones a la náutica.

Los estudios de Cortés se enmarcan en la órbita de la Casa de Contratación de Sevilla, fundada en 1503, que centralizó la actividad náutica de la España del siglo XVI.
Esta institución, que se creó para controlar el material humano y las mercancías que llegaban y salían de y hacia la recientemente conquista América, también contaba con la formación de los pilotos y maestros en la ruta de las Indias Occidentales.así como de un grupo de cosmógrafos que desarrollaron una tarea cartográfica muy importante, elaborando planos y mapas de navegación, según un modelo que era continuamente corregido a medida que los nuevos descubrimientos iban modificando los datos conocidos.

En este contexto, Cortés fue cosmógrafo y escritor de náutica, haciendo aportaciones relevantes a los campos de la náutica, las matemáticas, la cosmología, la geografía y la tecnología.

Realizó diferentes estudios y editó obras que fueron utilizadas para los descubrimientos que se produjeron en esos tiempos.

Los expertos consideran que su obra destaca por la originalidad de su pensamiento y la claridad y exactitud de exposición y que sin duda fue una de las figuras más relevantes de la ciencia española renacentista en el campo del denominado «arte de navegar», disciplina que tuvo que desarrollarse ante los problemas técnicos que planteaba la navegación ttransoceánica. Sus estudios se basaron en las observaciones astronómicas, en la brújula y en las cartas marinas.

Murió en 1582.

Nocturlabio
Su gran obra

Para la historia de la navegación, la aportación más importante de Cortés fue la estimación de los polos magnéticos. Él fue el primero en formular la hipótesis de que los meridianos magnéticos se cortaban en un punto distinto del meridiano terrestre, colocando esta intersección en Groenlandia (este ha ido desplazándose y en la actualidad se sitúa en el norte de Canadá).y explicando de este modo las variaciones magnéticas, que era uno de los caballos de batalla de los cosmógrafos y matemáticos de la época;

Todas estas experimentaciones y conclusiones las plasmó en un libro titulado Breve compendio la Sphera y de la Arte de navegar, con nuevos instrumentos y reglas, ejemplarizado con muy sutiles demostraciones (Sevilla, 1551).

Cortés le dedicó el libro al emperador Carlos V, a quien dirige una carta en el encabezamiento, donde le explica el propósito de la obra y su gestación.

Además de esa dedicatoria, la obra está dividida en tres partes. La primera comprende 20 capítulos donde aborda temas como la cosmografía en relación con la navegación, la carta de marear y la declinación magnética de la brújula en los diferentes lugares del globo, explicando con intuición admirable la existencia de un polo magnético.

La segunda parte también comprende 20 capítulos que destina a los movimientos del Sol y la Luna, entrando además en la discusión de los eclipses, las mareas y otros problemas no menos importantes. Describió por otra parte la construcción de relojes solares e instrumentos horarios, como, por ejemplo, el nocturlabio.

La tercera y última parte consta de 14 capítulos donde se ocupa en exclusiva del instrumental y del equipamiento necesario para la navegación.

Seguramente el acicate para que Cortés publicase sus descubrimientos fue la edición del tratado de Pedro de Medina, quien sostenía una teoría opuesta, y predominante en la época. Cortés advertía a los pilotos que era imprescindible tener en cuenta esta desviación en todas la maniobras y enseñaba cómo había que girar la rosa áutica para que el rumbo señalado fuera el correcto.

Mercator
 La importancia de este trabajo, considerado como el primer tratado de navegación científica de la época, se reflejó en el número de ediciones del libro que siguieron a la fecha de su publicación. Aparecieron ocho ediciones de la obra en el silgo XVI, una en español y siete en inglés (dos en el siglo XVII; una en el siglo XIX y dos en el XX). Fue, pues, manual básico de estudio para navegantes durante mucho tiempo en toda Europa, particularmente en Inglaterra.

Otras aportaciones para la historia

Además de descubrir la declinación magnética de la tierra y el polo norte magnético, inventó el nocturlabio (instrumento utilizado para determinar el tiempo en función de la posición de una determinada estrella) e inventó y desarrolló la carta esférica.

En efecto, Cortés aporta nuevos procedimientos e instrumentos para la náutica, si bien utilizaba entonces el sistema astronómico de Claudio Tolomeo, aún no derogado, en vez del de Nicolás Copérnico.

A Martín Cortés y Alonso de Santa Cruz se les atribuye, por parte española, la invención de la proección cilíndrica en cartografía o cartas esféricas marinas, fundadas en la separación progresiva de los paralelos, invención que parece deberse al holandés Gerardo Kremer, más conocido como Mercator, que también es reclamada por los ingleses para Wright.

En las cartas esféricas se calcula la necesidad de aumentar los intervalos entre los paralelos para que se ofrezca una imagen real del globo terráqueo, por ello, las trayectorias de los barcos que marchan en un rumbo constante aparecen como rectilíneas.





Entradas populares de este blog

¿QUIÉN FUE EN REALIDAD “LA MAJA DESNUDA” DE GOYA?

EL ARTE CONTEMPORÁNEO DEL SIGLO XX: LAS VANGUARDIAS

MARGARET KEANE: LA PINTORA DE LOS OJOS GIGANTES